fbpx

Datos que indican la importancia de la fresa para Estados Unidos y México

La fresa es un cultivo de gran importancia social y económica en Estados Unidos y México, países que en 2019 ocuparon la segunda y tercera posiciones en la lista de los principales productores, con 11.5% y 9.7% del total de la producción mundial, respectivamente, solo por detrás de China, que aportó el 36.2%.

En ambos países el cultivo de la fresa se ha tecnificado constantemente, lo que los ha llevado a liderar el apartado de rendimientos promedio, con 56.3 t/ha para Estados Unidos y 52.4 t/ha para México, aun cuando su superficie de este cultivo es baja, en comparación con otros países, pues solo tienen el 4.6% y 4.1% de la superficie total mundial, respectivamente, según la información de FAOSTAT para 2019.

Además, entre ambos países se da el mayor flujo comercial de fresa a nivel mundial, pues Estados Unidos es el principal importador de fresa fresca, siendo su proveedor mayoritario México, que alcanzó una cuota de mercado del 98.9% en 2020. De hecho, según el Economic Research Service (ERS), en 2020 Estados Unidos importó 215,237 t de fresa mexicana, un volumen cuyo valor fue de 821 millones de dólares y que se tradujo en una quinta parte de las importaciones mundiales totales.

Otro dato importante es que en 2020 México solo produjo el 47.1% de la fresa que produjo Estados Unidos. El National Agricultura Statistics Service (NASS), indica que en 2020 se produjeron en Estados Unidos 1,182,679 t, siendo California el principal estado productor, con 1,090,218 t (92.2%), seguido por Florida con 90,428 t (7.6%).

Por su parte, según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en 2020 México produjo 557,514 t de fresa, de las cuales el 18.6% tuvieron como destino la exportación (103,963 t), siendo Michoacán el principal estado productor, con el 59.0% del total nacional, seguido por Baja California (18.9%) y Guanajuato (17.5%).

Si revisamos los datos históricos nos podemos dar cuenta de que a partir de 1986 los Estados Unidos comenzaron a importar fresas mexicanas, y a partir de este año la producción en México adquirió mayor relevancia, logrando aumentar las exportaciones de manera considerable, al pasar de 4,856 t importadas por Estados Unidos en 1986, a 54,935 t en 2005, sin dejar de cubrir la demanda del mercado nacional.

Por lo anterior la fresa es uno de los cultivos que más ingresos por concepto de divisas deja a México, ya que junto con las otras berries principales (arándano, zarzamora y frambuesa) representan el tercer producto agroalimentario más exportado, solo después de la cerveza y el aguacate, según el Panorama Agroalimentario 2020.

Y también hay que considerar que en el tema social la fresa tiene mucha relevancia, en especial en el estado de Baja California, donde el cultivo permite la generación de empleo durante la época de cosecha, ya sea de manera directa con los agricultores o a través de las empresas empacadoras, una situación que se replica en Michoacán.

Sin embargo, es importante mencionar que las importaciones de fresa mexicana por parte de Estados Unidos se han ralentizado, pues los datos indican que entre los años 2000 y 2014, el incremento anual promedio fue de 10.8%, mientras que en los últimos cinco años (2015-2019) fue de apenas 3.3%.

Para explicar el estancamiento de las importaciones de fresa fresca desde México por parte de Estados Unidos hay que entender que los productores estadounidenses aumentaron su competitividad en las últimas décadas, con la introducción de nuevas variedades más productivas y resistentes a plagas y enfermedades, así como con un aumento general en la tecnificación de la producción.

Otro punto importante es que los consumidores están incrementado su consumo de fresa orgánica, principalmente porque este producto lleva tiempo encabezando la lista Dirty Dozen de Environmental Working Group (EWG), la cual indica los productos agrícolas en los que se han detectado más residuos de pesticidas, y curiosamente el 99.0% de la producción mexicana de fresa es convencional, de modo que existe una gran oportunidad para los agricultores que se enfoquen en la producción orgánica.

Eso sí, la fresa mexicana seguirá estando presente en Estados Unidos, porque los agricultores mexicanos tienen varias ventajas competitivas, como la desgravación arancelaria y la producción de calidad durante prácticamente todo el año. Aunque para que la fresa mexicana siga siendo competitiva en el futuro, habrá que reducir los costos de producción e incrementar el rendimiento por hectárea aún más.

Seguir siendo competitivos es fundamental para los agricultores mexicanos, en especial considerando que en Estados Unidos el consumo de fresa ha aumentado en las últimas dos décadas, debido a tres factores principales: 1) los consumidores quieren opciones más saludables (alimentos nutraceúticos), 2) el incremento en los rendimientos permite incrementar y satisfacer la demanda doméstica, y 3) el aumento de las importaciones desde México para ofrecer el producto durante todo el año, aunque no hay que perder de vista que con las nuevas variedades existentes California ya produce prácticamente todo el año, por lo que no se descarta que sigan surgiendo conflictos con el empalme de la producción en ambos países.

Esto fue solo un vistazo a algunos datos que demuestran la importancia de este cultivo para ambos países, y si quieres obtener más información te invitamos a descargar gratis nuestro whitepaper de fresa.

Con información de FAO-FAOSTAT, SADER-SIAP, USDA-NASS y USDA-ERS.

¿Eres exportador de producto fresco? Únete a nuestro Marketplace para realizar transacciones seguras con compradores precalificados que buscan relaciones comerciales a largo plazo.