fbpx

MX: +52 (554) 161-3205

US: +1 (424) 377–4712

Los clientes exigirán cada vez más trazabilidad de los productos agrícolas

Conocer el origen de los alimentos es importante para un cierto sector de los consumidores, especialmente en países desarrollados, aunque poco a poco esta tendencia tomará mayor fuerza hasta convertirse en un requisito establecido.

La demanda de trazabilidad para los productos agrícolas ha aumentado de manera importante en los últimos años, debido principalmente al constante incremento en los brotes de contaminación microbiana al consumir ciertos alimentos frescos, que afectan la confianza de los consumidores, aunque también generan consecuencias negativas para toda la cadena de producción y comercialización.

Por esta razón, la trazabilidad agrícola se está convirtiendo en algo cada vez más esencial, de forma tal que no es de extrañar que se comiencen a establecer leyes para regular el tema, pues los clientes quieren tener total certeza de que lo que están consumiendo no les va a causar problemas de salud.

Lo más importante es que actualmente, gracias a los avances tecnológicos en otras industrias, ya se cuentan con las herramientas adecuadas para establecer sistemas de trazabilidad que no puedan ser quebrantados.

¿Qué es la trazabilidad de los alimentos y por qué es importante?

El término trazabilidad de productos alimenticios es relativamente reciente, ya que surgió en 1996, como una respuesta gubernamental antes las exigencias realizadas por ciertos grupos de consumidores en determinados países desarrollados.

Según la Comisión del Codex Alimentario de las Naciones Unidas, la trazabilidad es la capacidad de rastrear los productos alimenticios durante el proceso de producción, procesamiento y distribución en cualquier etapa específica.

Lo que se busca es que si algún producto no cumple con las especificaciones de seguridad no pueda ser comercializado, además de que, si surge algún problema de salud pública, el producto pueda ser rastreado para determinar su origen y distribución, de forma tal que se pueda retirar del mercado lo más rápido posible, evitando un mayor daño hacia los compradores de dicho producto.

Sin embargo, aunque los lineamientos de la trazabilidad de alimentos se vienen aplicando desde hace tiempo, especialmente en los países desarrollados, todavía existen muchas mejoras que se deben de implementar, y por supuesto, hay que considerar que en la gran mayoría de países en desarrollo la trazabilidad está en una etapa inicial, por lo que hay mucho que hacer.

¿Qué herramientas existen para la trazabilidad en la agricultura?

Aunque en esencia la trazabilidad de los productos agrícolas implica conceptos básicos que son fáciles de comprender, en la práctica su implementación no es sencilla, porque se necesita recolectar y documentar información durante todos los procesos de la cadena de suministro para cada producto, siendo la mayor limitante que no existe un estándar que cubra todas las etapas de dicha cadena.

En un futuro, un cliente que quiera conocer de dónde proviene un alimento que consume regularmente debería poder acceder a toda la información de la cadena de suministro: origen de la semilla, proceso de siembra, manejos agronómicos, fertilización, riego, método de cosecha, región de producción, transporte, intermediarios, lugar y método de almacenamiento, huella hídrica, etc., porque todo esto en su conjunto garantizaría el consumo del alimento en cuestión. 

Pero mientras llegamos a eso, en la actualidad una de las herramientas que se utilizan para garantizar la trazabilidad de los alimentos son las certificaciones, mediante las cuales los organismos certificadores avalan, en la medida de su autoridad, que un determinado producto agrícola ha sido producido bajo ciertos estándares aceptados por la industria, aunque esto no necesariamente garantiza todos los aspectos de la producción, pues cada certificación tiene un alcance definido, y no existe una certificación que cubra todos los aspectos de la producción, distribución, procesamiento y comercialización de alimentos.

Inclusive es importante mencionar que no existe un consenso global sobre la aplicación de la trazabilidad de los productos alimentarios, pues cada país tiene sus propias leyes y certificaciones, siendo Estados Unidos y la Unión Europea las dos grandes referencias, y cada uno define a la trazabilidad de manera distinta y por lo tanto sus leyes llegan a diferir en muchos aspectos.

Otra herramienta que es muy implementada son los códigos de barras, que permiten de forma sencilla identificar bienes y servicios en todo el mundo, una solución estandarizada que ha dado grandes resultados en el comercio mundial, pero que necesita ser actualizada o complementada con otras herramientas, para poder dar información a los consumidores también.

¿Qué tecnologías podrían incrementar la trazabilidad agrícola?

Si ahora mismo vas al supermercado encontrarás frutas, verduras y otros productos de origen agrícola, provenientes de todo el mundo, sobre los cuáles desconoces prácticamente todo. No sabes de dónde proviene ese plátano, no sabes cómo fue producido ese limón, no conoces que certificación tiene esa piña, no conoces la huella hídrica de esa fresa, y lo más importante es que, si quieres conocer todo eso, no te será nada sencillo averiguarlo, o al menos no para el consumidor promedio.

Las herramientas de trazabilidad actuales funcionan, pero tienen sus limitaciones, siendo la principal que no brindan toda la información que los consumidores están empezando a querer conocer, lo que está generando una necesidad en la agroindustria, que para ser cubierta requerirá de nuevas herramientas.

En estos momentos la gran herramienta que se perfila para incrementar la trazabilidad de los productos agrícolas es la blockchain, y aunque no hay opciones, para ser sincero, tampoco es que se necesiten, ya que la blockchain cuenta con las características necesarias para garantizar la trazabilidad agrícola.

A estas alturas el término blockchain seguramente ya nos suena a todos, porque es la base detrás de las criptomonedas, pero su estructura es ideal para aplicarla a la trazabilidad de los alimentos. Sus principales características son que es un registro de datos compartido, público (aunque anónimo en términos individuales), verificable por cualquiera y que no puede ser alterado.

De esta manera permitiría superar el mayor reto de la trazabilidad de alimentos, que es la continuidad de la información que durante cada etapa de la cadena de suministro se agregue, ya que es mucha la información que cada producto podría indicar, y hasta el momento no había existido forma de que toda esa información se transmitiera entre una etapa de la cadena y la siguiente. Por lo tanto, debido a sus características, la blockchain podría convertirse en el lenguaje común para la agroindustria mundial, siempre y cuando su implementación se convierta en un estándar que todos acepten utilizar.

Eso sí, una de las claves para su implementación es que especialistas tecnológicos en blockchain arriben al sector agrícola, pues al tratarse de una herramienta especializada, sería muy difícil que los mismos actores de la agroindustria la implementemos, por lo que tendrá que ocurrir una sinergia entre quienes producen alimentos, quienes conocen sobre blockchain y los consumidores que quieren conocer qué están consumiendo.

Reitero, la blockchain tendría que convertirse en un estándar, pues de lo contrario será solamente otra solución parcial que permitirá una trazabilidad parcial, quedando en la oscuridad el panorama completo, como hasta ahora ocurre todavía.

Fuentes: Evaluando ERP y The Food Tech

¿Eres exportador de producto fresco? Únete a nuestro Marketplace para realizar transacciones seguras con compradores precalificados que buscan relaciones comerciales a largo plazo.